Susana Roca Rey: “Chabuca ha sido de vanguardia, su música da para cualquier ritmo”

Su estudio tiene paredes con instrumentos y discos. Una tuba por ahí, un saxofón al lado, un arpa en un rincón, percusiones andinas y, en un lugar privilegiado, conserva el vinilo Misa criolla de Chabuca Granda, una de las 180 copias que se fabricaron en su primera y única edición. En aquel álbum, grabado en Colombia, el orden de las canciones está alterado y Chabuca no quiso continuar con su publicación. Rompió el máster y no se hicieron más discos. Pasaron 36 años y la reedición de ese álbum fue la primera producción que Susana Roca Rey editó de Chabuca, lo llevó al CD.

Mañana estrena ‘Íntima’, quinta producción que edita sobre Chabuca Granda. (Foto: Martin Pauca).

Luego produjo Antología de Chabuca en cinco discos y con Mabela Martínez los álbumes A Chabuca I y A Chabuca II. Y mañana estrena en todas las plataformas Íntima, una selección de poemas musicalizados que reúne a artistas peruanos y extranjeros, una exquisita antología inédita.

A la creadora de “Cardo o ceniza” la conoció cuando estaba ensayando la misa criolla para su hija, Teresa Fuller Granda. Susana tenía unos 21 años y Chabuca unos 50. Desde entonces fueron amigas, iban a la playa juntas, visitaron la casa de los Ballumbrosio en Chincha y Chabuca fue uno de los testigos en el matrimonio religioso de Susana.

-¿Por qué eligió a Chabuca?

No sé. No ha sido una cosa forzada, ni buscada, han llegado esas posibilidades.

-Los poemas de Íntima usted los encuentra en un libro.

Llegó a mis manos este libro, que se llama Cantarureando canterurías, que contiene canciones ya conocidas y poemas. Cuando llegó a mis manos, me pasé de dos a tres semanas leyéndolos, cosas preciosas. Ahí contemplé la posibilidad de musicalizarlo.

-¿Esos poemas Chabuca los tenía guardados por pudor?

Pueden ser todas las posibilidades o porque no tuvo tiempo, ya que Chabuca se murió muy joven. Quizás no hubo tiempo para musicalizar todo eso. Hay letras que tienen 60 años, 50 años, las tenía guardadas.

-¿Muchas de sus canciones nacieron como poemas?

Yo creo que sí. En estas letras que no están musicalizadas hay amor, desamor, dolor, soledad, temor. Cuando leí esto, al principio tuve muchas dudas, nunca había hecho esto; entonces, tuve dos mecenas, dos primas, que me dijeron: “Hazlo, nosotras te apoyamos, queremos apostar por la cultura”. Lo que sí tenía claro es que no quería un disco de música criolla. Chabuca ha sido una mujer de vanguardia, de avanzada, la música de Chabuca da para cualquier ritmo. Entonces, empecé a buscar a los músicos que pudieran componer la melodía. Hay dos valses, una zamacueca, un landó por bulerías, flamenco. Están Antonio Carmona de Ketama, Soledad Giménez de Presuntos Implicados.

-Ya es necesario mostrar el valor de Chabuca más allá de lo criollo.

Fuente: Peru21

También te puede interesar