Nueva denuncia contra Evo Morales por caso Runasur

Es la segunda demanda que pesa sobre sus hombros por el mismo hecho, pero con nuevos elementos probatorios. El expresidente de Bolivia Evo Morales afrontará una nueva investigación en la Fiscalía de nuestro país debido a una segunda denuncia por el caso Runasur, que gira en torno a un plan separatista para segregar Puno y otras regiones del sur peruano para crear una ‘Nación Aimara’ y de esa forma darle una salida al mar a su país.

EN LA MIRA. Morales enfrentará una segunda denuncia en la Fiscalía de Perú por buscar divisionismo.  (Foto de Luis Gandarillas / EFE)

El autor de la denuncia y exintegrante del GEIN de la Dircote, José Luis Gil, señaló a Perú21 que esta demanda tiene como punto de partida la reunión entre Morales y el exgobernador regional de Puno, Germán Alejo, hecho ocurrido el 17 de noviembre de 2022, en la que se incorpora la región puneña al proyecto separatista boliviano denominado ‘Runasur’, pero solicitó que se incluya a la investigación nuevos elementos probatorios en los que también se buscó una salida al mar para Bolivia, como el incidente revelado por este medio, en mayo de 2018, organizado por el Movadef, en el que el expresidente golpista Pedro Castillo dio su apoyo a ese país por su salida al mar.

Esta es la segunda denuncia contra el expresidente boliviano Evo Morales por el caso Runasur.

“Va a depender de la astucia en los investigadores; espero que sean policías y fiscales para armar este rompecabezas que estamos denunciando con esta organización criminal. Esto permite que esos hechos que están aparentemente aislados se remitan a esta estructura y lógica de separar el país, y luego cumplir con sus estrategias políticas de tener salida al mar”, explicó Gil.

Según la denuncia, la organización liderada por Morales posee una estructura muy bien montada en la que posee negocios ilícitos, planificación, redes de protección, movilidad internacional, fuentes de apoyo, fin lucrativo y alianza estratégica o táctica.

Con respecto a la movilidad internacional desplegada presuntamente por Morales, un elemento probatorio que presenta la demanda —y que en su momento fue revelado por este medio— es la intervención policial a un ciudadano boliviano ocurrida el 29 de enero de este año en Ica. Según las pesquisas, el sujeto identificado como Luis Fernando Aróstegui Ramos conducía un vehículo con placa de su país —quien sería parte del apoyo internacional de Morales— y llevaba víveres para los manifestantes del sector Los Álamos, de la zona denominada como ‘Barrio Chino’, que en ese momento protestaban contra el gobierno de Dina Boluarte y en favor de Castillo.

EL FINANCIAMIENTO

Otros elementos probatorios que incorpora la denuncia y que demostrarían la injerencia del exmandatario boliviano en la desestabilización en nuestro país son el apoyo otorgado a las movilizaciones desde Bolivia por el cabecilla del Movadef en ese país, Alex Chamán, refugiado en La Paz desde 1993 y con vinculaciones comprobadas con el partido Movimiento Al Socialismo (MAS) de Evo Morales, y el envío del gobierno boliviano de Lidia Patty, exdiputada masista, como cónsul de su país en Puno, sin contar con la autorización de la Cancillería peruana.

Para Gil, será muy importante descubrir en las investigaciones las fuentes de financiamiento que Evo Morales posee y envía a nuestro país para solventar el proyecto Runasur, si proviene de países como Irán, China, Rusia o Venezuela, o del narcotráfico.

Es la segunda denuncia contra Evo Morales por el caso Runasur. La primera fue presentada por el congresista Jorge Montoya y se lleva adelante en la Fiscalía de Puno.

SABÍA QUE

-“Esta denuncia debe encontrar eco en todos los organismos del Estado, como el Congreso de la República”, señaló a este medio, el exintegrante del GEIN de la Dirección Contra el Terrorismo (Dircote), José Luis Gil.

Fuente: Peru21

También te puede interesar